Pasar al contenido principal

Gratallops

Se encuentra usted aquí

Imatge de la vila de Gratallops

SITUACIÓN:

Altitud: 321 m. Superficie: 13,50 km2. Población: 237 habitantes. Gratallops está situado en una parte muy céntrica de la DOCa Priorat. El municipio está delimitado por los ríos Siurana al sur y el Montsant a poniente, que confluyen al extremo suroccidental del término. Las vertientes de la mitad sur del municipio son de las más suaves de la zona, lo que propicia que sea una de las partes más cultivadas de toda la DOQ Priorat. El pueblo, de lejos, se asemeja a una corona de casas de la pequeña colina sobre la que está establecido. Su silueta se reconoce a distancia y configura uno de los skyline característicos de la DOQ Priorat. 

HISTORIA:

Existen diferentes versiones sobre la etimología del nombre; todas, sin embargo, tienen su origen en la abundancia de lobos en los alrededores. Según la tradición, antiguamente la población se llamaba Vilanova del Pi (Villanueva del Pino). La primera referencia documental es la carta de población, fechada en 1258, según la cual el convento de Scala Dei concede para poblar el lugar el término de Gratallops. 

FIESTAS Y COSTUMBRES:

Gratallops celebra su fiesta el 20 de enero, en honor a San Sebastián. La fiesta mayor tiene lugar el 10 de agosto, por San Lorenzo. En la vida cultural del pueblo tiene importancia la creación, a principios de siglo, de la sociedad recreativa La Flor de Maig, que desde entonces organiza todos los actos recreativos y culturales del pueblo. A principios de mayo se organiza la degustación de vinos "Tast amb Llops", mientras desde 2017 el primer sábado de junio se organiza la degustación popular Tastets de Gratallops - Feria de los Vinos de Gratallops, con la participación de la mayoría de bodegas de Gratallops. 

LUGARES DE INTERÉS:

Entre los edificios más notables hay que reseñar la iglesia parroquial de San Lorenzo, neoclásica, del siglo XVIII, con tres naves, coro, cimborreo y campanario incorporado. Es interesante la Casa dels Frares ("Casa de los Frayles"), antigua residencia de los monjes de Scala Dei, con portalada renacentista. Dentro del término municipal, hacia la carretera que lleva a la Vilella Baixa, se encuentra la ermita de la Mare de Déu de la Consolació, de mucha devoción y popularidad en toda la comarca. El edificio tiene una parte románica que podria ser del siglo XII y otra parte añadida de la segunda mitad del siglo XIV, construida en un estilo de transición del gótico al renacentista.